domingo, 7 de septiembre de 2008

La Artrosis y las Articulaciones

La artrosis o enfermedad degenerativa articular, es la más común de las enfermedades articulares. Ocurre con más frecuencia en personas de edad media y ancianos, afectando el cuello, la región lumbar, rodillas, caderas y articulaciones de los dedos. Aproximadamente el 70% de las personas mayores de 70 años muestran evidencia radiológica de la enfermedad, pero sólo desarrollan síntomas la mitad de ellos. La artrosis también puede afectar a articulaciones que han sido previamente dañadas por sobreuso prolongado, infección o una enfermedad reumática previa. Los pacientes con artrosis padecen dolor y deterioro funcional.
¿CUAL ES LA CAUSA?
La artrosis acontece cuando se degenera el cartílago articular. Las causas de deterioro del cartílago son múltiples. Sabemos que algunos tipos de artrosis son hereditarios, incluída la forma más común que ocasiona deformidad de los nudillos y en la que se ha encontrado una anomalía genética específica. Esta anomalía origina un cambio en uno de los componentes básicos de las proteínas, llamados aminoácidos, que origina un deterioro prematuro del cartílago. Múltiples trabajos de investigación se ocupan de esta anomalía genética, y también de nuevos métodos para estudiar las células, la química y la función del cartílago. Todos estos esfuerzos están produciendo un rápido desarrollo de nuestros conocimientos sobre la artrosis.
Deformidades de la columna en la artrosis (osteofitos o picos de loro). Imagen tomada de la Universidad de Utah
DIAGNÓSTICO
La sospecha de artrosis surge cuando aparece dolor en las articulaciones que característicamente se afectan de la enfermedad. Esta sospecha debe ser confirmada por un exámen físico, la realización de radiografías y la exclusión de otros tipos de enfermedad articular. Hay que tener en cuenta que, puesto que se trata de una enfermedad muy común, puede aparecer simultáneamente con otra enfermedad reumatica.
TRATAMIENTO
El tratamiento de la artrosis incluye medidas farmacológicas y no farmacológicas dirigidas a aliviar el dolor y a mejorar la función articular.El tratamiento farmarcológico debe de comenzar por el uso de analgésicos simples ( por ejemplo, Paracetamol ), pudiéndose añadir después antiinflamatorios no esteroideos ( por ejemplo Ibuprofeno y Naproxeno sódico ) o plantearse la administración intraarticular ( infiltración ) intermitente, de córticoesteroides. El tratamiento no farmacológico incluye la educación del paciente, ejercicios para recuperar el movimiento articular e incrementar la fuerza muscular y la capacidad aeróbica, reducción del peso sobre las articulaciones dolorosas y aplicación de calor y frío para mejorar el dolor. En articulaciones gravemente dañadas, puede ser necesaria la cirugía reparadora o reemplazadora (prótesis articulares), para suprimir el dolor y restaurar la función.
ARTICULACIONES
1. DEFINICIÓN
Son el conjunto de partes blandas y duras por medio de los cuales se unen dos o más huesos próximos.
Los principales movimientos articulares son:
1. Flexión, que es la disminución del ángulo entre dos huesos, como por ejemplo la inclinación de la cabeza hacia adelante, acercamiento del antebrazo hacia el brazo, etc.
2. Extensión, que es el movimiento opuesto a la flexión, implica aumento del ángulo entre dos hueso, como por ejemplo “ estirar” el brazo o la pierna después de un flexión.
3. Abducción, que es el movimiento de un hueso que lo aleja de la línea media, como por ejemplo mover los brazos hacia arriba en ángulo recto con la columna, separar los dedos de las manos.
4. Aducción, que es el movimiento opuesto al anterior, acerca un hueso a la línea media, como por ejemplo juntar los brazos o los lados del cuerpo, juntar los dedos de la mano.
5. Rotación, que es el movimiento de un hueso alrededor de su propio eje, como por ejemplo girar la cabeza
6. Supinación, que es el movimiento del antebrazo que voltea la palma de la mano hacia adelante (arriba) (rotación externa)
7. Pronación, que es el movimiento del antebrazo que voltea la palma de la mano hacia atrás (abajo) (rotación interna)
8. Anteversión, que es el movimiento del brozo o el muslo hacia adelante (también se le conoce como flexión)
9. Retroversión, que es el movimiento del brazo o el muslo hacia atrás (también
se le conoce como extensión)
2. CLASIFICACIÓN DE LAS ARTICULACIONES
1. Sinartrosis
Articulaciones que carecen de movimiento
Ej. : Aquellas que unen los huesos del cráneo
2. Anfiartrosis
Articulaciones poco móviles
Ej.: entre dos cuerpos vertebrales, sínfisis, púbica
3. Diartrosis
Articulaciones dotadas de gran movimiento

1 comentario:

Naturalmente dijo...

Estudios clínicos han demostrado la eficacia de la Garra del Diablo (Harpagophytum procumbens) en promover la salud de las coyunturas, del cartílago y de la espalda baja y es una medicina natural para el dolor de espalda en muchos casos.